domingo, 8 de abril de 2018

BRAZO RELLENO DE CREMA DE QUESO Y FRAMBUESAS


Tres teorías explican el origen e historia del nombre “brazo de gitano”

Mucho se ha especulado sobre el origen del brazo de gitano para referirse al pastel de masa enrollada y relleno de diferentes dulces. Hasta el momento, tenemos hasta tres teorías sobre ello pero ninguna de éstas se ha confirmado como definitiva. Lo cierto es que todas parecen igual de válidas o, al menos curiosas.
La versión más extendida cuenta que entre el año 1800 y mediados de los años 50 recorrían las pastelerías los artesanos caldereros -profesionales de reparación y mantenimiento de calderas- cuya etnia predominante era la gitana, ofreciendo sus servicios. Estos artesanos eran especialistas en trabajar cobre batido, forja o laminación y de él fabricaban ollas, cazos, moldes y utensilios varios de cocina.
Una vez prestados sus servicios a los pasteleros recibían, además de una compensación económica, algún trozo sobrante de pastel del día. Estos trozos eran enrollados previamente por los pasteleros en una plancha de bizcocho. Y, para llevárselos, los caldereros apoyaban el cilindro de recortes en su brazo mientras los operarios de las pastelerías exclamaban “qué bien queda el pastel en el brazo del gitano”. Este hecho llegó a popularizarse tanto que comenzaron a producir este tipo de bizcochos llamándoles brazo de gitano.
Existe, a la vez, una segunda versión. Ésta explica que el nombre de este popular bizcocho se debe a que su forma enrollada y larga deja a la vista la parte más oscura -debido al tostado– del brazo de gitano, muy semejante al color oscuro de piel de los gitanos. Además, si este bizcocho se decora con cerezas escarchadas y merengue, recuerda a la manga del típico vestido que lucían las gitanas en las fiestas. Por este motivo en ciertos lugares también se le conoce popularmente como “manga de gitana”.

Finalmente tenemos una tercera versión algo diferente pero no menos curiosa. Cuentan que el nombre proviene de un monje berciano de la edad media que recorrió medio mundo hasta que llegó a un monasterio egipcio donde descubrió este postre. Enamorado de él, lo llevó a España para servirlo a la reina. En un primer momento y debido a su origen se llamó “Brazo egipciano”. Pero ya conocemos un poco el humor español y la semejanza fonética de brazo egipciano con brazo gitano -quien mal entiende mal responde- y así fue como empezó, cuentan, a llamarse así. Dicen que el tener la cobertura de chocolate y su parecido con la piel de un gitano, ayudó a ganar este nombre.
Sea cual sea la versión correcta, se trata de un pastel delicioso que ha llenado de felicidad cantidad infinita de mesas en los postres y cuyo nombre seguirá, sin duda, generando todo tipo de especulaciones sobre el origen del brazo de gitano y de por qué se llama así.

Ingredientes: Para el brazo.
120g de azúcar
120g de harina Mix Dolci de Schär
4 huevos
Preparación: Pincha en ÉSTE enlace.
Ingredientes: Para la crema.
125g de frambuesas frescas, o en su defecto pasta de frambuesas de la marca Home Chef.
224g de queso crema a temperatura ambiente.
115g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
360g de icing sugar sin gluten.
1 vaina de vainilla.
1 pizca de sal.
Preparación:
Lo primero que vamos a hacer es preparar nuestro puré de frambuesas, para ello ponemos las frambuesas en la batidora y trituramos durante unos segundos. Reservamos.
En una batidora tipo Kitchen Aid o similar, ponemos el queso y la mantequilla y batimos durante unos minutos a velocidad alta.
Añadimos el icing sugar tamizado, las semillas de la vainilla, la sal y batimos durante unos minutos más.
Añadimos el puré de frambuesas y batimos hasta que esté integrado por completo.
Desenrollamos el brazo una vez frío, rellenamos con la crema y volvemos a enrollar.
Finalmente decoramos con azúcar glass, frambuesas y algunas hojas de menta fresca.
Buen provecho y hasta pronto!

Dani

NOTA: El texto de éste post es de www.brazodegitano.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario