jueves, 29 de marzo de 2018

TORRIJAS


La Torrija es un dulce de origen europeo de larga tradición en España. Consiste en una rebanada de pan, normalmente de varios días, empapada en leche aromatizada con piel de limón y canela, también se puede empapar en almíbar o vino y, tras ser rebozada, se fríe en una sarten con aceite.

Su consumo es típico de la Cuaresma o de la Semana Santa.


La primera referencia conocida a un producto parecido está en la obra de Apicio. Él compiló una colección de recetas latinas que data de los siglos IV y V. El recetario menciona que la rebanada de pan debe sumergirse en leche, sin mencionar el huevo, y no le da un nombre especial. Se limita a llamarla "otro plato dulce".

En España, la Torrija o Torreja aparece ya documentada en el siglo XV, citada por Juan del Encina: "miel y muchos huevos para hacer Torrejas", al parecer cómo plato indicado para la recuperación de parturientas.

Su asociación a la Cuaresma se debe a la necesidad del aprovechamiento del pan sobrante, que, durante el tiempo en que no se podía come carne, era por ello menos consumido,, aunque las familias elaboraban la misma cantidad.

Ingredientes: (Para unas 8 Torrijas)

1 barra de pan de Schär
1/2 litro de leche
1 rama de canela
1 limón
2 huevos
1 vaso de azúcar
1 ó 2 cucharaditas de canela
aceite de girasol para freir

Preparación:

La noche anterior cortamos las rebanadas de pan en forma longitudinal y las tostamos en la tostadora durante unos 3-4 minutos. Reservamos a temperatura ambiente y sin tapar toda la noche.

Al día siguiente, pon a calentar la leche junto a la rama de canela, la piel del limón (sólo la parte amarilla) y 3 cucharadas de azúcar, dejamos que caliente sin que llegue a hervir durante unos 10-15 minutos. 
Retiramos del fuego y dejamos enfriar por completo en una bandeja con suficiente fondo.

Una vez fría la leche, remojamos las rebanadas y las dejamos unos 5 minutos por cada lado.

Mientras tanto, batimos los huevos con una pizca de sal y vamos calentando el aceite a fuego medio.

Con ayuda de dos tenedores, escurrimos el exceso de leche y pasamos por los huevos batidos y directamente a la sarten, damos vueltas varias veces hasta que estén bien doradas por ambos lados.

Pasamos a un plato con papel absorvente y espolvoreamos con una mezcla de 2 cucharadas de azúcar por 1 o 2 cucharaditas de canela, aunque ésto depende del gusto de cada uno.

Buen provecho y feliz Semana Santa!

Dani









No hay comentarios:

Publicar un comentario